El invierno es un periodo especialmente dedicado en el cuidado de las plantas. Si tienes plantas, seguramente habrás notado cambios en esta época, tanto en su crecimiento como en su estado de salud. Algunas de las especies incluso atraviesan en estos momentos un periodo de hibernación, otras de ellas simplemente intentan sobrevivir a las inclemencias del tiempo y las bajas temperaturas.

Todas estas amenazas ambientales hacen que el periodo invernal sea crucial para la pervivencia de nuestras plantas. Por ello, es muy importante que tomemos medidas de protección que eviten que el ambiente afecte a la salud de nuestras plantas, para que en primavera de nuevo retornen a todo su esplendor.

Es recomendable tomar algunas medidas de protección del suelo, forrando macetas para proteger el suelo de las posibles heladas, regando únicamente cuando sea necesario, o también cubriendo el suelo con una capa de serrín, hojas secas o cualquier elemento que recubra la parte superior de la tierra. También puedes colocar las plantas en lugares en los que las inclemencias del tiempo sean menos agresivas, resguardándolas de viento, lluvia, granizo o incluso nieve. En otros casos, puedes cubrir las plantas más delicadas con plásticos, que además de aislar, harán una función de invernadero.

Durante los meses de invierno, algunas especies experimentarán una etapa de hibernación. Esto se produce porque, al haber menos horas de sol, las plantas emplean la mayor parte de la energía que captan de la luz solar en alimentarse en lugar de crecer, algo que frena drásticamente su crecimiento. Otras especies, sin embargo, seguirán creciendo con relativa normalidad, especialmente aquellas más resistentes.

cuidado de las plantas

Todas ellas, sin embargo, seguirán requiriendo sus cuidados habituales para que las condiciones de su entorno propicien su salud y vitalidad. Por una parte, el suelo seguirá empobreciéndose, ya que la planta necesita en todo momento nutrientes. Esto se puede compensar con el aporte de compostaje para plantas.

También debemos estar pendientes de las plagas de las plantas que, si bien son menos habituales en invierno, pueden haber aparecido con anterioridad y seguir dañando a nuestras plantas justo en esta situación de especial vulnerabilidad. Una de las formas de prevención de este tipo de daño es el empleo de homeopatía para plantas, un tratamiento totalmente natural que refuerza la planta gracias al aporte de nutrientes cruciales para su óptimo desarrollo.

Una vez llevadas a cabo todas estas actuaciones, sólo queda esperar que el invierno, poco a poco, vaya pasando y, cada vez, disfrutemos de más horas de luz solar, que nos permitirán disfrutar de unas plantas esplendorosas en primavera.