Hay quien planifica sus vacaciones con meses de antelación, quien cree que lo mejor para aprovechar los días libres es viajar lo más lejos posibles, quien visita siempre el mismo lugar. Ser creativos y variar los sitios que conocemos en nuestras vacaciones de verano siempre es una buena opción, sobre todo si queremos desconectar de la rutina y conectar con la naturaleza, algo que solemos dejar de lado si estamos sometidos al trabajo y vivimos en una ciudad.

Cada vez son más los amantes del turismo rural y no es de extrañar. En nuestro país podemos encontrar muchísimos lugares en los que disfrutar de la naturaleza y contemplar paisajes preciosos. Además, optando por el turismo rural nos ahorraremos las tradicionales aglomeraciones de la costa.montaña-alicante

Para empezar a planificar una escapada rural o unas completas vacaciones rurales, debemos escoger una zona y buscar un alojamiento rural. La zona del interior de Alicante, además de muy tranquila, es una zona de importante valor ecológico. En las comarcas de l’Alcoià, El Comtat y La Marina Baja podemos hacer gran cantidad de rutas y disfrutar de la naturaleza visitando parques. También para hacer senderismo Alicante es una provincia ideal, así como para practicar escalada Alicante cuenta con numerosos parajes fantásticos.

Puedes elegir distintos tipos de alojamiento en base a las necesidades de tu viaje, tus acompañantes o tus preferencias. Por ejemplo, puedes optar por una casa rural con encanto, un hotel rural romántico en Alicante o simplemente un hotel rural en Alicante. Partiendo de este punto como base, puedes realizar distintas salidas o excursiones y conocer al máximo la zona.

Unos de los pueblos más populares para el turismo rural en Alicante son Alcoy, Cocentaina o Benilloba, entre otros. Desde el pueblo del alojamiento como base, podrás hacer diferentes rutas de senderismo en Alicante, aprovechando, por ejemplo, las vías verdes de Alicante, que discurren por los antiguos recorridos del ferrocarril. En estas rutas podrás descubrir el patrimonio de los distintos pueblos de la zona, así como visitar  parques naturales como el carrascal de la Font Roja o la Sierra de Mariola.

Este tipo de escapada rural es ideal, además de para desconectar, para disfrutar de la naturaleza, practicar todo tipo de deportes y disfrutar de la gastronomía de Alicante, que cuenta con gran cantidad de productos típicos deliciosos, tanto dulces como salados y licores, marcados por los ingredientes propios de la montaña y las hierbas aromáticas de la sierra.