La dirección general de tráfico espera que haya por las carreteras españolas ochenta y cuatro millones de desplazamientos entre los meses de julio agosto y septiembre. Esto incrementa las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico, para que os hagáis una idea en el año dos mil dieciséis en los meses de julio y agosto perdieron la vida doscientas veinticinco personas y mil veintiuna resultaron heridas de diversa gravedad. Los accidentes más comunes son las salidas de vía y los choques frontales.

Uno de los factores que tenemos que tener en cuenta es la antigüedad del vehículo, porque según un estudio la flota móvil española supera con creces la media de los diez años, por esta razón y ante cualquier duda lo mejor es acudir a un taller mecánico para realizar una revisión al coche, también es aconsejable entrar en páginas como http://www.tudesguace.com/ para adquirir os repuestos necesarios antes de iniciar las vacaciones. Tener en cuenta el estado de los neumáticos también es de vital importancia incluida la de repuesto que es la gran olvidada. En el caso de sufrir un pinchazo en carretera, recurriremos a ella, y si no está en buenas condiciones o con el suficiente aire pues no nos servirá de nada, por eso tenerla en cuenta siempre puede sacarte de grandes apuros.

Para salir de vacaciones llevamos muchas cosas que necesitamos para pasar unos días fuera de casa, por lo que llenamos el maletero de nuestro coche hasta los topes sin tener en cuenta distribuir un poco el peso, si lo hacemos bien, conseguiremos un ahorro de combustible que ya os digo de antemano que a todos nos va bien. También es importante no viajar con sobre peso ya que el consumo será más elevado.

Controlas los niveles de aceite es muy importante ya que vamos a realizar un viaje largo y el nivel debe de ser optimo. El aire acondicionado aunque parezca una obviedad también debe de ser revisado y cargado de ser necesario porque si no llevamos aire y tenemos unas temperaturas de treinta y ocho o cuarenta grados, el viaje a parte de ser caluroso se nos hará largo y tedioso, además el bochorno provocará cansancio y crecerá la posibilidad de que tengamos un accidente por el sopor de la temperatura. Parar cada dos horas a estirar las piernas y a tomar una bebida azucarada es un buen consejo.