Un mayorista alimentacion es aquel que tiene como actividad poner en el punto de venta los productos procedentes del productor o fabricante. Al ser una figura intermediaria, forma parte de la cadena de distribución que tan útilmente representa una industria, la alimentaria, que es de las más importantes y decisivas en la economía.

El mercado de la alimentación es ingente por razones obvias, pero que además se extiende a otros sectores afines como el de la restauración y hostelería.

Si estamos acostumbrados a hacer la compra periódicamente y no falta de nada en los lineales de los supermercados, es gracias a la acción de los distribuidores, profesionales que pueden estar dedicados a productos alimenticios en general o, por el contrario, pueden estar especializados en una gama de productos, en una familia o en una categoría determinada.

Hay multitud de ejemplos que dan la medida de lo atomizado que continúa el sector, aunque también se han ido produciendo fenómenos en sentido contrario, es decir, un movimiento de concentración de los grandes distribuidores. Estas cadenas de alimentación, con un peso determinante en lo referente al sector, persiguen y consiguen reunir en sus corporaciones todos los eslabones de la cadena desde el origen hasta el punto de venta lugar en donde se consuma todo el proceso que son las ventas.

Sin embargo, los distribuidores de bebidas y alimentación siguen funcionando aún como empresas dedicadas a representar a uno, varios o la gran mayoría de productos o marcas del mercado nacional, con mucha frecuencia también internacional, y abastecer al punto de venta. Tanto los fabricantes y productores como los puntos de venta son sus clientes, de manera que con ellos acuerda las condiciones que son objeto de su trabajo.

Dependiendo de la fuerza que tenga el distribuidor de alimentación para negociar con unos y otros, así extenderá su red comercial y será más o menos importante o influyente.

¿Un ejemplo? Mi padre es el encargado de un pequeño supermercado y yo recuerdo a un señor que venía a la tienda: era un mayorista alimentacion que nos contaba que para poder desempeñar bien su trabajo tenía que organizar su día muy minuciosamente, para conseguir llevar los productos a más tiendas posibles. Conducía un camión, no muy grande, de estos que se pueden llevar tranquilamente con el carnet de conducir. Y en el camión iban todos los productos que tenía que distribuir ese mismo día, empezando con los frescos y congelados, que aguantan menos y que tenían que llegar a las tiendas los primeros.