En los meses de verano muchos estudiantes aprovechan para realizar algún viaje al extranjero para perfeccionar su inglés o profundizar en el conocimiento de este idioma en un contexto real, con personas de todo tipo y en lugares y situaciones donde casi no te podrás expresar de otra manera.

Sin duda, esta es la mejor época del año para hacerlo ya que, sin la rutina propia de las clases y el agobio de los exámenes, se dispone de mucho más tiempo libre y, además, se pueden poner en práctica algunos de los conocimientos aprendidos durante el curso, sobre todo, si estás estudiando para obtener algún certificado oficial (B1, B2, C1…). Si te estás planteado disfrutar de esta experiencia, desde Élite Formación, como academia de inglés con más de 25 años de experiencia, nos ofrecen cinco motivos para que te decidas definitivamente:

Mejora de nivel: es la razón principal y el motivo del viaje. Si no puedes optar por irte una buena temporada, intenta aprovechar al máximo los meses de verano. ¡Notarás cómo tu nivel mejora notablemente sin apenas darte cuenta!

Amistades internacionales: tanto si decides viajar solo como hacerlo en grupo junto a otros compañeros, casi seguro que terminarás conociendo a gente de otros lugares del mundo que se encuentran en tu misma situación. ¿No te gusta la idea?

Madurez y responsabilidad: vivir durante una época lejos de casa, fuera de la protección del hogar, es una buena manera de fortalecer estos dos valores. Además, la experiencia de vivir otra cultura y tradiciones es siempre muy enriquecedora. Vas a vivir experiencias que recordarás toda tu vida.

Interés turístico: aunque viajes al pueblo más remoto del Reino Unido, seguro que contactas con una cultura desconocida que no sale en las películas o en los libros de texto. Debes ser consciente que toda lengua es la expresión de una cultura y son elementos muy conectados entre sí. ¡Conócelas!

Miles de destinos: actualmente hay multitud de agencias que ofrecen un variado catálogo de viajes organizados con este fin. La principal ventaja es que cada verano puedes cambiar de destino y vivir así nuevas experiencias y conocer diferentes culturas.

En resumen, al aprender y practicar un idioma las vacaciones cambian radicalmente. Además, en vez de alojarte en un hotel o pensión, puedes optar mejor por compartir piso con otros estudiantes o vivir junto a alguna familia de acogida para mezclarte con gente autóctona. Para ello, desde la academia de inglés Élite Formación recomiendan evitar los lugares demasiado turísticos, donde seguro que están preparados para entender nuestra lengua materna. Sin duda, si quieres vivir una experiencia única y una gran aventura, no dudes en interactuar con la gente y buscar cualquier ocasión de practicar todo lo aprendido. ¡Buen viaje!