Las personas intolerantes al gluten saben lo difícil que puede ser su día a día. Al contrario de lo que ocurre con otras intolerancias y problemas no existe ningún tratamiento para evitar intolerancia al gluten. Alguien con intolerancia a la lactosa puede tomar una pastilla de lactasa y disfrutar de una comida que le sería prohibida normalmente, como una pizza. Pero no hay nada que alguien con intolerancia al gluten pueda tomar y que le permita comer un bocadillo hecho con pan de trigo.

Por eso, tienen que tener cuidado todos y cada uno de los días para evitar consumir una proteína que está presente en gran cantidad de platos ya sea de forma directa o indirecta. Estos son algunos consejos para ayudar a cuidar el cuerpo cuando se tiene esta intolerancia.

Cuida tu dieta

Es muy importante cuidar la dieta y evitar comer fuera siempre que sea posible. Las personas con este problema deben de llevarse su fiambrera si tienen que comer fuera por motivos laborales y deben de evitar restaurantes, especialmente los pequeños, con platos del día, en los que no pueden ofrecerle alternativas libres de gluten.

En casa también tienen que cuidar su dieta y evitar caer en tentaciones a la hora de hacer la compra. Deben de revisar cuidadosamente todas las etiquetas de los productos para saber que cada una de las cosas que van a comer, está libre de gluten.

Prevenir es mejor que lamentar

Uno de los principales problemas cuando se es intolerante al gluten vienen con los viajes. Si uno se va de vacaciones puede tomar muchas precauciones, pero tendrá que comer fuera en más de una ocasión. Por eso, lo mejor es que varias semanas antes de comenzar el viaje se tome algún preparado específico para reforzar la flora intestinal.

Este tipo de productos ayudarán a que la flora esté sana y fuerte y si bien esto no va a hacer que tomar gluten sin daños sea posible, minimizará los problemas que puedan surgir en caso de que, de forma accidental, se tome algo que lo contienen.

De esta manera, si por error se toma algo que contiene algo de gluten, el organismo estará fuerte y podrá defenderse mejor, siendo menos probable que la persona acabe poniéndose enferma, lo que sin duda alguna iba a perjudicar mucho sus vacaciones. En algunos casos la persona intolerante no tiene síntomas, pero eso no quiere decir que no sufra consecuencias, por lo que es fundamental tener la flora muy fuerte.