Hoy vamos a llamar la atención sobre la importancia del  césped artificial para jardín en estos momentos en los que el agua escasea cada vez más. Lo cierto es que todos hablamos del cambio climático y de la necesidad de ahorrar agua, pero a la hora de la verdad, no lo traducimos en hechos en nuestra vida diaria.

A todos nos gusta tener un bonito jardín con hierba verde y espesa y, para eso, hay que regar cada día, especialmente en verano. De no hacerlo así, la hierba no crece, se vuelve marrón y se seca con el sol. Pero, ¿es ético regar todos los días un jardín cuando no hay agua suficiente para regar cultivos?

No solo no es ético, en algunas zonas de España no es ni tan siquiera legal y se prohíbe hacerlo precisamente para evitar malgastar un bien tan preciado que tiene que reservarse para otras cosas más importantes, como para beber, cocinar o asearse.

Incluso en zonas en las que hay mucha agua, al llegar el verano no se puede abusar de este bien porque con el cambio climático parece que estamos cayendo en las dos estaciones: una lluviosa y otra muy seca, en la que incluso puede faltar agua en zonas en la que nunca había pasado esto.

No riegues más

Con el césped artificial se acabó el regar. Este tipo de hierba solo necesita agua para limpiarse, por lo que precisa de muy poca cantidad. Igual que se friega el suelo se puede limpiar el césped porque estamos hablando de muy poca agua.

Esta opción es muy ecológica y permite respetar el medio ambiente y evitar malgastar agua y a la vez, deja que quienes quieren tener un campo verde todo el año puedan hacer realidad sus sueños. No tendrán que esforzarse tanto como con su hierba natural y además tendrán sus conciencias tranquilas. Realmente, no se puede pedir mucho más.

Larga duración

El césped artificial puede durar más de una década si se cuida un mínimo, por lo que no estamos hablando de un producto destinado a usar y tirar que contamine y ensucie con sus residuos. Además, es plástico que se puede reciclar para otros usos una vez que ya lo vamos a retirar del jardín, pudiendo reutilizarse.

Por todo esto, la opción del césped artificial es sin duda alguna la más recomendable en estos tiempos de cambio climático.