Las ultimas voluntades son la manera en que una persona puede establecer qué es lo que quiere que suceda tras su muerte, en los aspectos que le afectan de manera más directa. Mediante estas voluntades se pueden tomar decisiones respecto al tipo de despedida que se desea, sobre si se van a donar o no los órganos, o cómo se quiere comunicar el fallecimiento.

Esto no solo permite tener un poco de control sobre la última acción que se realiza en esta vida, morir, sino que también facilita mucho las cosas a quienes quedan detrás en momentos que pueden ser especialmente duros para ellos. De este modo, todo estará claramente pautado y no tendrán que preocuparse de tomar decisiones que, tal vez, no sepan si pueden, o no, ser del agrado del finado.

El testamento y las ultimas voluntades

Las ultimas voluntades son, en principio, la forma que tiene una persona de dejar constancia de dónde se encuentra su testamento. Por tanto, en ellas no se va a hacer mención del reparto de los bienes. No obstante, muchas personas tenían la necesidad de dejar claro qué es lo que se desea que se haga tras su muerte y tener la certeza de que esto se va a cumplir, por eso este tipo de indicaciones se han ido añadiendo a este documento.

Gracias a las ultimas voluntades una persona puede dejar dicho si quiere un entierro religioso o laico, si desea que se envíen flores o prefiere que se done el dinero a una ONG en su nombre etc. Incluso puede dejar un dinero para realizar algún tipo de celebración especial o para asegurarse de que se envíe un aviso a las personas que desean que conozcan la noticia de manera inmediata.

Las ultimas voluntades en la era de Internet

Antaño, cuando una persona moría de manera inesperada, podía ocurrir que sus familiares no conocieran el lugar en el que estaba oculto su testamento o no tuvieran la clave de su caja fuerte.

Hoy en día, también hay que tener en cuenta los accesos a los dispositivos electrónicos y a las cuentas bancarias online por lo que a problemática se ha incrementado.

Disponer a qué persona se le darán las claves y se le autorizará el acceso a teléfonos, discos duros, nubes con información o cuentas bancarias online para facilitarles las cosas tras la muerte, es una de las muchas cosas que pueden quedar recogidas en la redacción de las ultimas voluntades.