Para conseguir realizar todas las tareas programadas, ser útil en la empresa y obtener los mejores resultados al finalizar el día, es necesario saber organizar y gestionar el tiempo.

Una tarea que puede ser complicada si no se conocen las técnicas necesarias o si caemos en el error de pensar que no tenemos tiempo para organizarnos.

La productividad de una empresa es un tema que repercute a todos los empleados y su mala organización puede acabar con bajas innecesarias por estrés o depresión. Ser un buen empleado no significa que debamos echar más horas para finalizar el trabajo pendiente, ni tampoco que debas asumir más carga laboral. Seguir leyendo