Si hay algo que realmente es poco hipster eso es precisamente la moda, por lo que no deja de ser irónico que esta corriente, que pretendía ir contra todas las corrientes, se haya convertido en tendencia. Algunos, adoptan este estilo como una filosofía de vida mientras que otros lo ven tan solo como un movimiento estético.

Precisamente, es en este terreno en donde lo hipster ha calado con más fuerza: las barbas muy cuidadas, las camisas de cuadros o las pajaritas en los hombres; en las mujeres triunfan los peinados muy elaborados pero que parezcan descuidados, como esas mechas en las que ya se deja raíz al ponerlas, las camisas oversize y los pantalones estilo boyfriend.

Por supuesto, los complementos son muy importantes para tener el look perfecto y por eso, las gafas de sol hipster han irrumpido con mucha fuerza.

¿Cómo son las gafas hipster?

Para empezar, las gafas de sol para hípsters son de pasta. De eso no cabe ninguna duda. Pueden tener una montura completa o pueden tener tan solo la parte superior dejando el resto de los cristales al aire. Son las típicas gafas de empollón o de “rata de biblioteca”.

Se llevan las monturas de gran tamaño o con formas retro. También los modelos más excéntricos, como las gafas con montura redonda, al estilo de los años sesenta, pero realizadas en pasta en lugar de metálicas.

Los cristales de colores son lo más en estas gafas de sol. Cuanto más raros sean, mejor. Incluso pueden tener un ligero espejo. Y es que se llevan los looks muy intelectuales pero con pinceladas de color y de originalidad que los hacen diferentes a las modas anteriormente vividas.

Los modelos retro con lo más de lo más y se buscan incluso las originales, llegándose a pagar grandes cantidades por gafas de sol actualmente descatalogadas.

Siempre gafas

Las gafas son un complemento imprescindible para todo hipster, incluso si se trata de gafas para leer o para ver de lejos. Por eso, todo vale, incluso el ponérselas sin cristales o con cristales no graduados solo para presumir de las mismas.

¿Quién nos iba a decir que un adolescente se pondría gafas sin necesitárselas porque eso iba a ser lo más in en el instituto? Pues así es y seguro que habrás visto a muchas adolescentes con grandes gafas de pasta de todos los colores.