Para ayudarte a tomar la decisión a la hora de comprar un coche de segunda mano lo mejor es pedir a ayudar a cualquier taller mecánico de confianza para que nos expliquen cuáles son los principales aspectos que se deben tener en cuenta.

La adquisición de un coche de segunda mano no es una tarea fácil, requiere una revisión a fondo del automóvil y la opción de un experto. En la mayoría de ocasiones dudamos si comprar a un particular o a un concesionario, pero lo más importante de todo es aseguraros de que lo que nos ofrecen es verdad y se ajusta a nuestro presupuesto.

La Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo solo es aplicable los concesionarios, por ello, el respaldo que pueden ofrecer estos es mucho mayor que un particular. Por el contrario el precio de un vehículo particular de ocasión en un concesionario suele ser mayor que el de una compraventa entre particulares.

7 claves para elegir correctamente

Dada la relevancia que ha adquirido la venta de automóviles de segunda mano, antes de la compra debemos valorar diversos aspectos:

Elección del coche: parece bastante obvio, pero es importante tener las cosas claras antes de decantarte por uno u otro. Merece la pena pararse a pensar cual es nuestra necesidad y el uso que le vamos a dar, para en un futuro evitar sorpresas de cualquier tipo.

Revisa los cristales: todos los coches al salir de fábrica tienen impreso el logo del fabricante. Cuando se rompe el cristal, los talleres no oficiales lo reemplazan por otro equivalente pero al no ser el repuesto original no llevará impreso la marca del fabricante.

Estructura y puertas: debes observar si las puertas y maletero abren y cierran correctamente y si se encuentran perfectamente alineadas con el resto de la carrocería, su mal funcionamiento puede relevar posibles reparaciones.

Prueba de frenada: es importante comprobar la eficacia de la frenada, así como el tacto del pedal, el estado de discos y pastillas ya que este tipo de averías no son nada baratas.

Neumáticos: las rajas o grietas apuntan a un uso indebido o cierta vejez; la fecha de fabricación deja claro cuánto tiempo tienen (en muchos casos no coincide con la del vendedor); si los flancos están deformados quizás se deba a que el coche ha estado parado un largo período de tiempo.

Te dejamos un consejo para aumentar la seguridad en la búsqueda de tu coche. Si insertando la moneda en el neumático se puede apreciar la parte dorada, considera que deberás reemplazarlo en un corto período de tiempo.

Documentación: los papeles del vehículo te aportaran mucha información y por eso muchos vendedores tratan de darle poca importancia. En concreto deberías pedir: 

– Permiso de circulación

– Ficha técnica del vehículo

– Resultado de la últimas ITV

– Libro de mantenimiento

Aunque la Guardia Civil no suele pedirlo, es obligatorio llevar el resultado de la última ITV en el coche y no vale solo con la pegatina. Este documento aporta información de gran relevancia como el número de kilómetros con los que pasó la última revisión y si tuvo algún defecto leve.

El precio: un vez revidado el vehículo lo más probable es que hayan aparecido desperfectos que de no ser asumidos por el vendedor supondrán un gasto extra. Además existe la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a motor que nos proporcionan un baremo de precios para cada vehículo.Aplicando estos consejos deberías detectar las estafas más habituales y evitar que tu nuevo coche termine en un taller mecánico. ¡Esperamos que tengas muchos éxitos en este tipo de compras!