En el continente africano, los atardeceres, las especies salvajes y las sabanas verdes y mostazas crean la atmósfera idónea para recorrer en un safari la extensión del continente. Con varios kilómetros de distancia encontrarás asentamientos de manadas, migraciones de especies, abrevaderos y elevaciones montañosas que habrás escuchado alguna vez por su imponente altura. 

En Kenia como en tantos otros destinos africanos, las orillas de las lagunas son solo parte de las planicies, pues dentro de su territorio, la geografía se diversifica. Con montañas, volcanes, planicies, playas y caídas de agua cada lugar merece ser mirado con los ojos de un espectador que busca entender su relación con la naturaleza.

Safaris y colores de contrastes en Kenia.jpg

Los colores cálidos y vivos abundan en el azul claro de sus cielos y las aguas cristalinas de sus costas, en el verde de sus frondosos árboles y selvas.  En el amarillo y mostaza de sus sabanas y en los anaranjados de la puesta de sol. Con https://www.pangea.es/ES/viaje-a/africa/kenia podrás planificar más que un safari, pues las actividades y las manifestaciones culturales y salvajes están al alcance de tu mirada.

Sabanas, playas y ciudad

En la plenitud de la naturaleza, Amboseli es un observador de elefantes. Rodeado por el monte Kilimanjaro, la extensión de este parque nacional es el preferido de estos gigantes para pasar el rato. Al ser amigables y estar con la protección de un guía experimentado, te será posible tomarte una fotografía con el amigo que hagas ese día. Las fotografías continuarán en la reserva Samburu, donde en plena sabana verás el contraste blanco y negro con las especies de cebras, garzas, águilas y buitres. 

El orfanato de elefantes localizado en la capital, Nairobi es igualmente una buena opción para conocer a uno de los animales más parecidos al ser humano. En la ciudad déjate deslumbrar por el contraste entre territorio habitado y adaptado y zonas en su estado más puro. Visita su rascacielos más alto y ve más allá hacia lo que aún te queda por recorrer de Kenia.

En un lugar tranquilo, es posible realizar una acampada a la luz de las estrellas y con los sonidos de la vida salvaje de fondo. Así que no olvides añadir esta actividad en tu itinerario. Tampoco lo hagas en la región de Masái, donde da vida la Gran migración, pues es hábitat de leones, leopardos, elefantes, rinocerontes, búfalos, jirafas, hipopótamos y otras especies. En este punto de tu viaje podrás fotografiar a los cincos grandes, también conocidos como los animales más vistos del continente africano.

Sabanas, playas y ciudad.jpg

Masái Mara es lugar de encuentro por el río Mara en donde el mayor asentamiento humano lo constituye la tribu Masái y otras de menor aglomeración. El estilo de vida y la cultura del grupo que da nombre a la zona están fuertemente caracterizados y podrás identificarlos fácilmente si tienes bien abiertos los ojos. En un 4×4 o caminando puedes ser testigo de eventos que solo son posibles en esta parte del mundo. Si quieres una mejor vista, sobrevolar los cielos en un globo aerostático es también una actividad bastante popular y puede ser incluida en tu viaje.

Entre estas llanuras, las especies se concentran alrededor de grandes cuerpos de agua, por lo que estar cerca de una te garantizará sacar varias fotografías. En los lagos Naivasha y Nakuru verás hipopótamos y rinocerontes retozando en el lodo para refrescarse. A unos pocos metros, montando una lancha podrás recorrer las islas ubicadas en estas corrientes y ver otros animales.

Al seguir la ruta por sus costas, acuéstate en la arena del parque nacional de Malindi y el parque nacional marino de Watamu para que bucees entre arrecifes. Vive un encuentro con la fauna terrestre, marina y aérea como nunca antes pensaste.